Las empresas deberán registrar las horas de la jornada laboral del trabajador

https://www.lavanguardia.com/economia/20190308/46914574170/empresa-registro-jornada-horas-trabajo-entrada-salida.html

Las empresas tendrán que guardar estos registros durante cuatro años y permanecerán a disposición del trabajador, sus representantes y la Inspección de Trabajo y Seguridad Social. Las empresas dispondrán de dos meses desde la publicación del real decreto en el Boletín Oficial del Estado (BOE) para poner en marcha esta medida. Si no cumplen, se enfrentan a sanciones. Se considerará infracción grave no tener el registro de jornada.

El Gobierno busca así atajar situaciones de precariedad que se han denunciado a la Inspección de Trabajo como “trabajadores que están contratados a tiempo parcial pero lo hacen a completo” o horas extra que “ni se las pagan ni cotizan a la Seguridad Social”. “Es relativamente habitual”, criticó la ministra.

Share

Prosegur y Cash abaratan su deuda al refinanciar 500 millones con la banca

La compañía de seguridad y su filial aprovechan el buen momento de liquidez para reducir el coste y alargar el vencimiento de sus préstamos sindicados.

Prosegur ha decidido aprovechar los últimos coletazos de la era de alta liquidez y condiciones de financiación a precios de mínimos históricos para negociar con los bancos una mejora de sus préstamos sindicados. Lo ha conseguido. Y por partida doble, según aseguran varias fuentes del mercado.

El grupo de seguridad y su filial Cash han refinanciado 500 millones de euros, en una operación que ha combinado el préstamo sindicado de 200 millones de Prosegur firmado en 2017 y el de Prosegur Cash de la misma fecha por 300 millones. Ambas plantearon a los bancos una rebaja del interés que pagan y una extensión del plazo de devolución. Los bancos dijeron sí y a partir de ahora el grupo verá minorados sus gastos financieros.

Prosegur ha conseguido esta reducción casi en el tiempo de descuento de la caída de los costes de financiación, sobre todo porque el préstamo sindicado original es de 2017 y en ese momento los bancos ya estaban ofreciendo precios muy bajos por prestar y porque el endurecimiento de la política monetaria está comenzando a notarse en los mercados.

Sin embargo, la solvencia de la compañía y sus buenos resultados durante estos dos años llevaron al equipo directivo a realizar una petición de rebaja que, según fuentes financieras, ha sido bien acogida por los bancos, entre otros motivos porque estaba en línea con lo que pagan otras empresas con su mismo ráting (BBB, idéntico al de Telefónica, por ejemplo).

Después de la reducción de precio, Prosegur y Prosegur Cash pagarán sustancialmente menos del 1% a los bancos por este dinero, que además no tendrán que devolver hasta 2024, dos años más tarde de lo firmado en la operación inicial de 2017, y con posibilidad de extenderlo otros dos, hasta 2026.

Menos intereses

El nuevo precio a pagar implica que el coste de los dos préstamos sindicados es muy inferior al del resto de los pasivos del grupo. Prosegur tiene una deuda neta que roza los 460 millones de euros y paga un 1,7% de media por ella. El pasivo neto de Prosegur Cash es de 440 millones y está al 2,06%, según los últimos resultados de las compañías.

Los bonos que tienen ambas firmas cotizando en el mercado también tienen un interés superior al del préstamo. Prosegur colocó el año pasado 700 millones en deuda con un cupón del 1%, aunque ahora mismo la rentabilidad en el mercado secundario es un poco superior, ya que los bonos cotizan por debajo de su valor nominal. Prosegur Cash tiene 600 millones en bonos que pagan un interés del 1,375% y que también se han visto penalizados por las ventas de los inversores: ahora están al 95,7% del nominal al que fueron vendidos a finales de 2017.

Con esta operación, el grupo de seguridad ha vuelto a conseguir el respaldo de la plana mayor de los bancos nacionales e internacionales. Santander y BBVA eran los principales prestamistas de los créditos antiguos y vuelven a serlo de los nuevos, ya que, aunque la refinanciación se ha hecho a la vez y los precios a pagar son los mismos, tanto Prosegur como Cash siguen teniendo un crédito cada una. Además de los grandes bancos nacionales también hay nombres foráneos con una participación importante, como los estadounidenses Citi y Goldman Sachs.

Bankinter también está en el grupo destacado, junto a los alemanes Commerzbank y Deutsche Bank, el británico HSBC e incluso ICBC de China. CaixaBank, Sabadell, Unicaja y Kutxabank cierran el grupo de trece bancos que ha apoyado a Prosegur en su operación financiera. De la lista ha desaparecido Popular, que estaba como prestamista en 2017, pero ahora ha sido absorbido por Santander, que ha asumido su parte.

http://www.expansion.com/empresas/2019/02/12/5c61e1b8468aeb5f568b4577.html

Share

UGT en Prosegur